martes, 2 de mayo de 2017

Hoy estoy triste


“Sirviendo al Señor con toda humildad, y con muchas lágrimas, y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;...
Salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”  Hechos 20:19, 23-24 RVR1960

En la tristeza el corazón se achica, los ojos se nublan, los sentimientos se desbocan...
En la tristeza la oscuridad nos envuelve, lo pequeño se agiganta, el corazón se asusta, no obstante...
En la tristeza la Palabra de nuestro Dios trae consuelo, trae dirección, trae provisión al hambriento, al sediento...

Hoy, un día triste, leía estos pasajes y no podía dejar de admirar la vida del apóstol Pablo. Solo Dios sabe y conoce por todo lo que pasó y sufrió este hombre; no obstante, sus palabras rebosan de vida, de anhelo por Su Señor, de deseos de cumplir con la asignación divina a él encargada. 

Sirviendo al Señor con toda humildad... 
Con muchas lágrimas y pruebas... 
Las asechanzas de los judíos...
¿Qué pensaría Pablo? ¿Utilizaría cada situación angustiante y dolorosa para acercarse más a su Salvador y Señor? ¿Lloraría Pablo? Dios lo sabe. 

Analizando su vida podemos emitir elucubraciones sobre sus sentimientos, sus dolores, sus soledades... 
Sí, podemos elucubrar, pero no podemos pasar por alto lo que había en el corazón del apóstol: m
  1. De ninguna cosa hago caso... sabia que todo lo que le ocurría era permitido por Dios, tenía un propósito aunque no lo viera en su momento. 
  2. Ni estimo preciosa mi vida para mí mismo... Pablo sabia, estaba absolutamente seguro, que su vida tenía valor en Cristo; que su vida tenía propósitos, que no luchaba contra molinos de viento; su vida era preciosa porque se volcaba a otros.
  3. Con tal que acabe mi carrera con gozo... ¡qué demostración increíble de su fe en Cristo, su Señor!  Ante tantas pruebas, ataques, tribulaciones, desastres, cárceles, ¿habla en gozo? ¿De qué estaba hecho Pablo? De la fe en aquel que lo salvó, de aquel que abrió sus ojos, de aquel a quien pronto vería cara a cara. 
  4. Que acabe mi carrera y el ministerio que recibí  del Señor Jesus... Pablo sabía (y el que sabe, sabe), que no era su ministerio, sino el ministerio dado por Cristo para que lo cumpliera con gozo. 
  5. Me esperan prisiones y tribulaciones... él sabía que no sería fácil lo que vendría, pero se mantuvo mirando al invisible, tal como se describe la actitud de Moisés en el pasado.

Las cosas que están escritas para nuestra enseñanza fueron registradas; las vidas de unos animan a la vida de otros. 

Pablo, el gran perseguidor de la incipiente Iglesia de Cristo, transformado en el más grande teólogo de todos los tiempos, gracias a quien podemos tener a mano toda la doctrina cristiana, sabia en quién había creído; sabia para quién trabajaba; sabia a quién servía. 

Y lo que me anima, lo que me estimula, lo que me alienta a seguir es que hoy tengo el mismo Señor que tenía Pablo...
Lo que me anima, me sostiene y me mueve a seguir adelante es que mi Dios no hace acepción de personas; si lo hizo con Pablo, lo puede hacer conmigo...

Así como Pablo vivió en carne propia que el gozo no depende de las circunstancias puesto que es parte del fruto del Espíritu Santo, nosotros podemos experimentar lo mismo: gozo en las pruebas, dificultades, menosprecios, desaires, incomprensión y todo lo malo, triste o difícil que nos ocurra. 

Estamos en este vaso de carne, pero la historia aún no se acaba... viene el gran día, el día del encuentro con nuestro Salvador... y ya no habrá tristeza, ni dolor, ni lágrimas, solo ¡¡¡Cristo!!!

Anímate, levántate, fortalécete en Jesucristo; Él es tu faro en la oscuridad; Él es tu refugio en la tormenta; Él es tu gozo en la tribulación; Él es tu todo en tu vacío...
No estás solo, Él ha prometido estar contigo hasta el fin.
¡Cree solamente y verás la gloria de Dios!

lunes, 1 de mayo de 2017

Oración y manos limpias

“Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.” 1 Timoteo 2:8 RVR1960

En su epístola a los tesalonicenses el apóstol Pablo escribe: Orad sin cesar (1 Tes.5:17); y a Timoteo incluye el "en todo lugar" y le instruye en el cómo.

Levantando manos santas...
Levantar las manos me trae a la memoria las viejas películas de vaqueros cuando el bandido al asaltar gritaba "manos arriba". En esta acción, levantar las manos, estaba explícita una completa rendición, el asaltado no oponía resistencia y se dejaba revisar y despojar de sus bienes.
En las Escrituras se repiten expresiones relacionadas al levantar las manos, en el sentido de adoración y rendición a Dios.
El llamado del Espíritu Santo, por medio de Pablo, si nos quedásemos solamente en esa parte de la frase "levantando manos", implicaría vidas rendidas en obediencia y adoración a Dios. Pero para que no quede ninguna duda, completa la frase "manos santas".
Al orar en todo lugar se añade el "levantando manos santas", y como si eso pudiera prestarse a equivocaciones, añade "sin ira ni contienda".

Sin ira ni contienda...
¿Las experimentamos, las vivimos? Ciertamente, son obras de la carne (Gálatas 5:19-21) y los que las practican no heredarán el reino de Dios.
El hijo de Dios debe tener muy en claro cuáles son los recursos divinos puestos a su disposición para combatir las obras de la carne.
Romanos 8:13 nos dice: Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
El reconocer nuestra condición es el primer paso camino a la victoria. Seguidamente, presentarnos ante Dios para permitirle que trabaje en nuestro interior produciendo los cambios que solo Él puede hacer.
Es necesario y deseable que oremos por personas, causas y razones, pero no podemos obviar la necesidad de un corazón limpio, en paz con Dios y con los hombres.

Nuestras oraciones y nuestros corazones se harán más cercanos a los parámetros divinos en la medida que nos rindamos a la voluntad de nuestro Salvador y Señor Jesucristo.
Perseveremos en la oración, en la intercesión; muy pronto veremos cambios en nuestro interior y una mayor manifestación del fruto del Espíritu Santo.

“Fiel es el que os llama, el cual también lo hará".

1 Tesalonicenses 5:24.

miércoles, 26 de abril de 2017

Muchas necesidades en el pueblo de Dios...

Romanos 8: 12, 13 à Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne, porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

Romanos 12: 1,2 à  Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios. que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Lucas 9:24 àPorque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.

Estoy asombrada de cuanta necesidad hay en nosotros los hijos de Dios. Necesitamos de Dios, necesitamos a Dios. Estamos tan llenos de nosotros mismos que casi no hay lugar para Dios. Estamos tan llenos de nuestros egos, de nuestras opiniones, de nuestra humana sabiduría. Nos creemos sabios, nos creemos mejores que los demás.
Todavía resuenan en el aire, todavía siguen vigentes las benditas palabras: "Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis".

Nuestro verdadero problema es que estamos demasiados vivos, demasiados a la defensiva de nosotros mismos, demasiados afectados por nuestras viejas y nuevas heridas que cuando vemos situaciones que, en cierta medida, son similares a nuestras malas experiencias, nos levantamos, creyéndolo nosotros, que somos los defensores de los más necesitados y, tristemente, no nos damos cuenta que en realidad estamos defendiéndonos a nosotros mismos.

En esas ocasiones, que son sumamente frecuentes, caemos en lo que el Señor dijo que no hiciéramos: salvar nuestras vidas. Y cuanto más lo hacemos, más se entroniza la amargura en nuestras vidas. Más críticos nos hacemos y dejamos a un lado la vivencia de la palabra de Dios; nos volvemos oidores olvidadizos; nos volvemos "expertos" en el enjuiciar a otros, y nos escondemos detrás de nuestra gran "sabiduría".

Y pese a todo, todavía el Señor Jesús en su inmensa misericordia nos llama a Él:
“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Mateo 11: 28-30.